martes, mayo 01, 2018

Lo hizo de nuevo

Ph: Infobae
20,30 hs. decía la entrada en letras negras y fondo amarillo. Mi ansiedad pudo más, treinta minutos antes de lo pactado ya estaba sentado en mi butaca. Con el programa en la mano, donde “Charly García Lange” presenta La Torre de Tesla, o: Como Deje De Preocuparme Por El Gobierno y Ame La Torre. Un claro guiño al afiche de la película “Dr. Strangelove” de Stanley Kubrick.
A los pocos minutos la primera ovación. La gente se para, comienza a aplaudir y un tímido David Lebon saluda al casi repleto teatro. Le cuesta llegar a su asiento, la cantidad de fotos de los fans y el “David, David”, que rebota por las paredes.

Se acerca el comienzo y un segundo estruendo, ésta vez para uno de los fundadores de Divididos, el gran Ricardo Mollo. Claramente, nadie se quiere perder la fiesta, mucho rostro famoso. Pero sobre todo, los fieles, esos que van siempre. Los aliados, le dicen algunos, la banda de Say No More o El aguante, como usted guste. Como Walter Congil,  Omar González o Freddy Berro, por nombrar sólo a tres.

Faltan diez minutos para las 21,00 horas, las luces se apagan y se escucha la voz del Maestro dicendo: “telón”, junto con los primeros acordes de “No soy un extraño”.
 Es el momento clave, no puedo dejar de emocionarme, se me nubla la vista, ahí está él, vestido de negro, impecable con un sombrero que le da un toque de distinción. Nuevamente, en el maravilloso Gran Rex, donde tantas veces nos hizo feliz. Se me vino a la mente la presentación de “Parte de la religión” en 1987, en el mismo Teatro.  Más de 30 años y cientos de shows después la magia sigue intacta.

Disculpen. Volvemos al show, sigue con “Instituciones”. Luego “Cerca de la revolución” y ya nadie está sentado.
Lúcido, ácido, atento, contento, dispuesto a mandar mensajes a propios y a extraños, como ayer, como hoy, como siempre.

Juego de luces y Charly larga: “decían que estaba acabado y que no podía componer más…”, pausa y hace sonar a “La máquina de ser feliz”. Y lo logra. Esas 3.200 almas presentes son felices.
Sigue con “King Kong” y luego “Lluvia” de su último disco, Random. Y allí me doy cuenta, que este “extraterrestre musical, nos está revolcando por distintas décadas. Del 70 nos lleva al 90, de allí al 2010, luego a los 80, para traernos de un sopapo a hoy. Que decirles que ya no sepan? queridos lectores, pero la vigencia, la narración de cada una de las épocas vividas, es una de las tantas virtudes de éste señor. Siempre tiene algo para decir, para contar, para describir. Para musicalizarnos la película de nuestras vidas.

Por eso en la próxima entrega de los Premios Gardel tiene 7 nominaciones, ahora, en este 2018. Hola! Capif? Graben en el de oro el nombre de Charly García. No perdamos tiempo. Ups, me sale el fan.
Sigue la catarata de hits con “Rezo por vos”, en coautoría con Luis Alberto Spinetta. Es el momento que no hace falta que nadie arriba del escenario la cante, estamos todos abajo haciéndolo.

Allí están, los infaltables chilenos (Toño Silva, Kiuge Hayashida y Carlos González) junto a Rosario Ortega, los cuatro con guardapolvos blancos. A la derecha en teclados, con impecable saco, también de color blanco el Zorrito Quintiero, el que tiene la discografía del Maestro grabada a fuego en su cerebro y nunca dejará un bache o un acorde sin sonar. A la derecha, nuestro Chopin contemporáneo, en un sillón de cuero negro. En el medio del escenario, la Torre de Tesla, atrás en pantalla dividida, se proyectan imágenes durante todo el recital. Es aquí que quiero mencionarles que deberíamos hacer una crónica exclusiva de la parte visual. Cada una de las imágenes, fragmentos de péliculas, fotos, etc. están pensadas cuidadosamente. Nada está librado al azar. Y viendo cada una de ellas, sabemos quién las eligió. El cinéfilo, el dibujante, el pintor, Carlos Alberto García Lange.
Espero que algún colega amigo se ocupe de contar sobre ello.

La música no para, le acercan una guitarra, corre el teclado y “Fax U” es lo que sigue. Después viene “Otro” y “Reloj de plastilina”. Lástima nacer y no salir con vida”, una de las mejor frases del “Quía”.
Rosario se saca el guardapolvo y aparece con un sexy vestido, a lo cual Charly grita: “rompan todo”. Nos cuenta que la siguiente canción se la hizo a su vecina (N. de la R.: cuando vivía en la calle Ugarteche). Y comienza con “Rivalidad”.

Termina y mira al público comentando con voz socarrona: “con ésta canción, empezó mi decadencia”. Y las carcajadas inevitables junto a los primeros acordes de “Yendo de la cama al living”. Tira el sombrero, la gente corea “Charly, Charly,!!! El nos hace el acompañamiento con el teclado. La comunión ya estaba dada.
Cuenta que: “este es mi primer éxito en Estados Unidos y suena “In the City that never sleeps”, con nuevos arreglos, modernos, contundentes.

Un fuerte grito sale de la platea: “Vamos Charly !!!”
“A dónde?” pregunta el bigote bicolor.

Es el turno de “Asesíname”y el clásico final beatle , “one, two, three, four, five, six, seven, all good children go to heaven. Love, love, love, John Lennon”.
Como no iban a estar los cuatro de Liverpool? Si fueron quien despertaron a ese niño prodigio de sólo 13 años, que ya era Profesor de Piano”.

Y el final de la primer parte se acerca con  tres canciones que jamás dejaremos de cantar. “Me siento mucho mejor, “Promesas sobre el bidet” y “Demoliendo hoteles”.
A ésta altura, la sonrisa plena estaba instalada en cada uno de nosotros.

Se cierra el telón, se prenden las luces. Descubrimos con quien estuvimos bailando y cantando a coro durante una hora y diez minutos. Delante de mí veo a la adorable Hilda Lizarazu, nos saludamos con ese gran cariño que nos tenemos y me dice feliz: “está hermoso”, llevándose su mano derecha al corazón. Sí, hablaba de él. A quien durante tantos años acompaño de manera inclaudicable.

Tan sólo ocho minutos de intermedio y comienza la última parte con “Los dinosaurios”, la engancha con “No importa”. De nuevo, vuelvo recurrente a las letras. Y estas dos últimas son tremendas. Perdonen, leer a García, me gusta tanto como escucharlo.

Se prenden a pleno las luces y García comenta: “quiero invitar a un hombre que me ayudó mucho, Billy Bond” !!! Y ahí aparece la leyenda del rock & roll, sí, el de “La Pesada”, el que  produjo el primer disco de Seru Giran, el protagonista del real “rompan todo”, en aquel Luna Park de octubre de 1972. La historia viviente cantando “Loco, no te sobre una moneda?”, canción de Seru Giran, cuando aún no se llamaba Seru Giran. (Otra linda historia).
Billy Bond a sus 73 años mostró en tres minutos más rock, que diez generaciones enteras. Im-pre-sio-nan-te !!!  Gracias Bondo !

Y ya llega el final, el Rex es una fiesta, el turno es de Fanky, con un Zorrito pleno, bailando y tocando, y con el Jefe (como le gusta llamarlo) diciéndole, “ahí está Bruno Mars” !
Se despiden, nadie quiere irse, Toño desde su batería empieza con “Nos siguen pegando abajo” y ahora sí, el final de un show increíble. Un set list maravilloso. Un Charly motivado, feliz, pleno. Un artista que está donde quiere estar, en un escenario, haciendo música. Esa que desde 1972 nos viene deleitando. La que estudiaran nuestros nietos en los libros de historia.

Se cierra el telón y no nos movemos. Nos resistimos al final del show. Es entonces cuando la gente comienza a armar su propia lista de temas. Comienza “Inconciente colectivo”, “El fantasma de Canterville”, “El día que apagaron la luz”, Estación” y ya los últimos cerraron la audición con “Seminare”.

Hay que ser agradecido de haber sido uno de los 3.200 espectadores. Pero también hay que agradecer que seamos contemporáneos al mejor músico que dio nuestro país. Al número 1. Al más grande.
Allí están sus discos, sus shows, sus notas, sus videos, sus fotos. Disfrutemos de cada una de esas cosas. Aunque digamos que no nos hace falta nada más, allí está él, una vez más, demostrando que las utopías se concretan. Las visualiza y las hace realidad.
Diciéndonos que se siente mucho mejor, que ya no tiene dudas, que no es un extraño, que no eligió este mundo pero aprendió a querer, que adora la teletransportación, que tiene la máquina de ser feliz.
No García, la máquina de ser feliz, SOS VOS.

Martín Aragón
Instragram: aragonmartin
Tw: martinaragon

El blog de Charly Garcia (hecho por DIOS)

4 comentarios :

walter dijo...

Lo vi de igual modo. Coincido una vez más.Abrazos

Maestra Vida dijo...

Wau, qué crónica del espectáculo! simplemente brillante, gracias, loco.

Omar dijo...

¡Qué buen resumen del shoW! Graciassssss....

Cristina Lo Bello dijo...

I M P R E S I O N A N T E tu descripcion....!!! M subyuga...y yo q no pude estar ahi m emociono hasta las lagrimas x tu relato...m hace vivirlo !! Gracias !! Brillante!!

Related Posts with Thumbnails
 
Google+