viernes, febrero 16, 2018

El genio baja otra vez de su torre con un show sorpresa

Las entradas para esta noche en el Coliseo se agotaron en menos de una hora; a casi un año de su último recital, Charly decidió volver a escena con La Torre de Tesla como leitmotiv (Sebastián Pani)

"Alto en la torre nació mi voz,
se hizo viento y flotó.
Con la tuya se fundió
en el atardecer.
Cierro mis ojos y te veo,
mas no tengo miedo a caer
si sostienes toda mi estructura
y me haces bien"
"Alto en la torre", Sui Generis

Charly García siempre vuelve, y a casi un año de su último show -anunciado con un día de antelación y en el Centro Cultural Caras y Caretas, con capacidad solo para 200 personas-, anteayer repitió la modalidad "concierto de guerrilla" y comunicó a través de las redes sociales que regresaría a los escenarios esta noche, en el Teatro Coliseo. Confirmando una vez más la fortaleza de la unión con sus seguidores, las entradas se agotaron en menos de una hora y en las inmediaciones del teatro se vieron largas colas y muchos jóvenes y no tanto desesperados por hacerse de un boleto para viajar codo a codo con Charly en esta nueva aventura.

"Las entradas para el show sorpresa se agotaron en menos de una hora... Habrá más torres pronto", aseguró José Palazzo, productor del show y amigo del músico, para calmar a quienes se quedaron sin entradas y haciendo referencia al título conceptual con el que Charly anunció este concierto: "La torre de Tesla".

"Ayer, en los ensayos, vi realmente a un tipo feliz. A Charly le hace muy bien tocar y por eso todos los que lo queremos, lo apoyamos y lo ayudamos para que pueda hacer este show", contó Palazzo.

En los últimos años, García ha estado recluido en su hogar sin demasiadas apariciones públicas. Si una década atrás se hacía omnipresente con su conducta say no more, arriba y abajo del escenario, ahora el bigote bicolor parece vivir cómodo en su torre, viendo la vida pasar, mirando películas (¿qué más se puede hacer?), componiendo música en sus iPads, yendo de la cama al living, otra vez, pero sin la vertiginosidad de otros tiempos.

"Hace tres semanas Charly me dijo que quería volver a tocar, que estaba cansado de estar inmóvil y no subir a un escenario", revela Palazzo, también productor y mentor del festival de rock más grande del país, Cosquín Rock. "Y tengo la esperanza, si Dios quiere, de que este sea el primero de varios. Por eso les digo a los fans que se quedaron sin entradas que tengan paciencia. Porque no es que Charly va a volver y va a tocar en River. La idea ahora es dar pasos cortos. Es lo que hay hoy y los que estamos con él lo tenemos que seguir. A él le hace bien dar estos pasitos cortos y no pensar en delirios y terminaron con algo que le haga mal, que lo estrese. Este tipo de shows están buenos, lo mantienen activo y sin la presión de tener que hacer un regreso más grande en un estadio o donde sea".

miércoles, febrero 14, 2018

Sold out

El jueves de esta semana el ícono del rock nacional actuará con su banda en el Teatro Coliseo. En menos de una hora sus seguidores arrasaron con las entradas disponibles
Foto: Gentileza Nora Lezano/Sony Music
 El regreso de Charly García a los escenarios después de 11 meses será con el teatro Coliseo con un lleno total: las entradas para el concierto del jueves 15 se agotaron en menos de una hora.

La fila virtual para comprar en Ticketek tenía una espera de 30 minutos a las 11, horario en que podían comenzar a adquirirse las localidades para el espectáculo titulado por el ícono del rock nacional "La torre de Tesla". A las 11.44, la ticketera anunció que ya no había entradas disponibles. Las ubicaciones iban de 2000 pesos a 800.

El anuncio del recital en el Coliseo llegó con poco tiempo de anticipación. El entorno de Charly García dio la noticia en redes sociales el martes 13 por la tarde.

En la cuenta oficial del músico, informaron que actuará con la banda que lo acompaña habitualmente, con el Zorrito Von Quintiero en teclados, Rosario Ortega en coros, y los chileños Kiuge Hiyashida y Toño Silva en guitarra eléctrica y batería, respectivamente. El repertorio incluirá, aseguraron, canciones de su último disco, Random, y los clásicos de su carrera.

El productor José Palazzo compartió una imagen tomada en la sala de ensayo donde Charly y su banda se preparan para el show. Además, en otro tweet aseguró que habrá más fechas del espectáculo "La torre de Tesla".


martes, febrero 13, 2018

La Torre de Tesla

Charly García estaba alejado de los escenarios. Su último gran show había sido en el centro cultural Caras y Caretas, en el inicio de 2017, y durante el resto del año se llamó a silencio. Tuvo, es verdad, una aparición relámpago este verano en Punta del Este, cuando tocó un par de temas por el cumpleaños del Zorrito Von Quintiero.

Sobre el repertorio, estarán las canciones de su último disco, "Random". Seguramente sonarán, entre otras, "Lluvia", "La Máquina de ser Feliz" y "Primavera". También habrá clásicos, obviamente. "El espectáculo se llama 'La Torre de Tesla'"

En cuanto a los músicos que lo acompañarán, la formación será la habitual: el Zorrito Von Quintiero, en los teclados, Rosario Ortega, en los coros, y los chilenos Kiuge Hayashida, en guitarra eléctrica, y Toño Silva, en batería.

Las entradas estarán a la venta desde las 11 del miércoles, en la boletería del teatro y por Ticketek desde las 11:00am en el siguiente link:
http://www.ticketek.com.ar/charly-garcia/teatro-coliseo

miércoles, enero 24, 2018

Charly García llenó de rock la noche de Punta del Este

El músico se presentó en un recital de su amigo el Zorrito Von Quintiero que cumplía años, también tocó con ellos Rubén Rada
PUNTA DEL ESTE.- Cuando era niño, festejar su cumpleaños era un problema. Los amiguitos estaban de vacaciones y reunirlos para la fiesta implicaba un riesgo alto de frustración. Por eso, ya de grande Fabián Quintiero , más conocido como el "Zorrito Von Quintiero", se saca las ganas de hacerlo a lo grande, rodeado de músicos y tocando en un escenario. Pero este año, para sus 52 velitas, la fiesta fue demasiado, con un despliegue de rock fusión con ritmos típicos del Río de la Plata, con un invitado de lujo que emocionó a los pocos privilegiados que pudieron verlo para contarlo.

Había llegado por la tarde en un vuelo desde Buenos Aires, y cuando menos se esperaba apareció en el piano para tocar como si nada. Charly García ahí, en el escenario del coqueto quincho de "Medio y Medio" de Punta Ballena, con unas 100 personas en las mesas y algunos curiosos asomados a la ventana, estirando el brazo con un celular para grabar un videoclip propio. No había sido anunciado por lo que todo quedó reducido al público habitual del ciclo de recitales del local.

Charly ahí, tocando y cantando, y una banda potente y pasional que llenaba de rock ese rincón del este uruguayo. Músicos de sangre, como Matías y Julieta Rada, y un percusionista que ya es legendario con los tambores de los barrios Sur y Palermo montevideano: el Lobo Núñez.

Zorrito Von Quintiero junto a Julieta Rada y la banda hicieron el recital de cada martes, Rockero y Julieta, que siempre tiene invitados pero nunca algo como esto. El histórico rockero argentino, fundador de Sui Generis metió una gran versión de "Rezo por vos", la canción que compuso con Luis Alberto Spinetta y luego "Tu Amor", escrita con Pedro Aznar.

miércoles, diciembre 27, 2017

El día que Charly García bombardeó Buenos Aires

El poster del histórico show de Charly García en Ferro, en 1982.
Aún estábamos bajo la dictadura militar, pero en su versión post-Malvinas y en inminente retirada para preparar el retorno a la democracia del año siguiente. En ese contexto, escuchar prácticamente el estreno de Los dinosaurios de boca de Charly García fue tan emotivo como valiente. Sabíamos que no había nada más grotesco y patético que imaginar a los dinosaurios (uniformados) en la cama.

Yo tenía 18 años y acababa de terminar quinto año, así que el plan de seguir festejando junto a compañeros era más que tentador. Éramos unos diez chicos y chicas, muchos de ellos asistiendo por primera vez a un recital, y nos sentíamos en un clima de libertad digno de Woodstock, con la cancha llena de fans dispuestos a cantar los temas de Yendo de la cama al living a viva voz en una calurosa noche de verano.

Vale recordar que por entonces no era nada habitual ir a recitales en canchas de fútbol. Quizás había habido un puñado en la última década (Santana, Queen y poco más), así que el evento era todo un acontecimiento. Charly, provocador como siempre, aparecía en el ticket de entrada con una foto dentro de un televisor y junto a una marca tipo Fiorucci, hecho que escandalizó al tan prejuicioso mundo rockero de la época, y que provocó su posterior letra en Dos cero uno: “Él se cansó de hacer canciones de protesta y se vendió a Fiorucci”… Semejante show no podía ser un recital más, y por eso no faltaron invitados de lujo como Nito Mestre (que deslumbró a todos al completar el 50% de Sui Generis para hacer Bienvenidos al tren en el bis y Superhéroes antes), Mercedes Sosa (que reiteró su famosa versión de Cuando ya me empiece a quedar solo de su inmortal disco en vivo) y Pedro Aznar (sumando la necesaria cuota Serú Girán y también el humor de Peluca telefónica).


Los temas se fueron sucediendo sin dar respiro a la capacidad de asombro, pero lo verdaderamente espectacular llegó al final, cuando los efectos especiales de Trentuno bombardearon con fuegos artificiales –literalmente- a la escenografía de fondo realizada por Renata Schussheim, que parecía reproducir edificios de Buenos Aires. Había cables que atravesaban la cancha desde el fondo y pasaban por encima de nuestras cabezas, y ahí se deslizaban los “disparos” luminosos, exorcizando los años de terror azul y la absurda guerra donde murieron jóvenes de nuestra misma edad.

Charly García, una vez más, consiguió con sus canciones y hasta un detalle visual, sintonizar a la perfección con el inconciente colectivo y nos regaló dos horas de felicidad pura, para bailar y cantar sobre los escombros de un país triste que quería recuperar la alegría.

Por Marcelo Fernández Bitar

Fuente: Clarín 

El blog de Charly Garcia (hecho por DIOS)

Charly García: a 35 años de un concierto histórico

El 26 de diciembre de 1982 el músico presentó en Ferro "Yendo de la cama al living". Repaso de aquel mítico día.

Día histórico. Charly, en Ferro, se despachó  con 22 temas y un concierto épico.
Era 1982. Serú Girán se estaba separando y a Charly García le había llegado el momento de encarar su carrera en solitario. Esa que muchos destacan por sobre sus bandas Sui Generis e incluso Serú.

Tumultuosa época para proyectar, para trabajar, e incluso para estar lúcido dentro de un contexto bélico. Mientras Argentina estaba en guerra con Gran Bretaña por las Islas Malvinas, el hombre del bigote bicolor cocinó su primer álbum "oficial" dentro de su camino en solitario: el laureado Yendo de la cama al living y lo presentó con bombos y platillos el 26 de diciembre de 1982, en el estadio de Ferro Carril Oeste, en Caballito, su barrio natal.

Y fue épico. Era el primer show del rock argentino en un estadio grande, de fútbol.

Es verdad que en ese año García había dado el puntapié inicial en su proyecto solista cuando Raúl de la Torre le encargó la banda de sonido de su película Pubis Angelical, disco homónimo con 15 canciones, que se grabaron junto a Ernesto Zoca entre mayo y junio de 1982 en Hollywood Paradise Studios, de Estados Unidos (y luego terminó haciendo la mezcla final junto a Amílcar Gelabert, en los Estudios Ion). Pero Yendo de la cama al living fue el gran comienzo. Y en simultáneo con Pubis Angelical el músico comenzó a preparar su disco debut -en el que toca la mayoría de los instrumentos- finalmente editado en agosto de 1982.



La canción que le dio título al disco fue su primer tema. Ese del ritmo aletargado que generaba un clima asfixiante, elocuente para describir la época en la que se vivía. Pero claro, Yendo de la cama al living no fue el único hit. Luis Alberto Spinetta, Pedro Aznar, Nito Mestre y León Gieco, los grandes invitados del disco, colaboraron para que la seguidilla de temas sean letales. Superhéroes (con la voz de Mestre); No bombardeen Buenos Aires; Vos también estabas verde; Yo no quiero volverme tan loco (con la voz de Gieco); Canción de dos por tres (y los solos de guitarra de Luis Alberto Spinetta); Peluca telefónica (mención aparte las impecables zapadas de Spinetta/Aznar) y la magnífica Inconsciente colectivo, completaron el debut solista de García, considerado uno de los mejores de la música argentina.

Ante 25 mil personas, acompañado por una banda integrada por Andrés Calamaro (teclados), Willy Iturri en la batería (con quien luego presentaría su próximo disco Clics modernos en vivo, junto a Pablo Guyot y Alfredo Toth), Cachorro López (bajo) y Gustavo Bazterrica (guitarra), Charly García brindó uno de los recitales más recordados del rock nacional.

Los músicos llegaron en un Cadillac rosa y antes de la presentación de García tocaron Los Abuelos de la Nada -producidos por Charly- y Suéter -a los que no les fue muy bien-. "Luis Alberto (Spinetta) estaba entre la gente, iba a subir al escenario, pero no pudo llegar entre tantos autógrafos", contó el propio García unos días después del show. "Lo habíamos hablado antes", había agregado.

Además de repasar cada uno de los temas que integró Yendo de la cama al living, García compartió algunas canciones de su paso por Sui Generis, Porsuigieco, La Máquina de Hacer Pájaros y Serú Girán.

Arrancó con Pubis angelical y entre medio de cada una de las canciones de Yendo de la cama al living, siguieron No llores por mí, Argentina, Viernes 3 A.M, Desarma y sangra y Cinema verité (Serú); Marilyn, la Cenicienta y las Mujeres, No te dejes desanimar e Hipercandombe (La Máquina de hacer pájaros) además de Antes de gira (Porsuigieco); Quizás porqué, Cuando yo me empiece a quedar solo y Bienvenidos al tren (Sui Generis), Los dinosaurios (que luego lo incluiría en Clics Modernos, de 1983) y Cómo me gustaría ser negro (una extraña canción que García grabó en el '83 como invitado para el disco Moro-Satragni de Oscar Moro y Beto Satragni).

Si bien fue un impecable concierto de 22 temas en total, el momento épico y más recordado de aquella noche del 26 de diciembre de 1982 se produjo cuando sobre el final de No bombardeen Buenos Aires una lluvia de proyectiles de utilería cayó sobre la escenografía, a cargo de la artista plástica Renata Schussheim.



Por Martín Muti

Fuente: Clarín

El blog de Charly Garcia (hecho por DIOS)

sábado, noviembre 11, 2017

Las mujeres más influyentes del rock nacional: María Gabriela Epumer

María Gabriela Epumer
La guitarrista y cantautora porteña María Gabriela Epumer fue una de las mujeres más talentosas del rock nacional. Nació el 1 de agosto de 1963 y falleció con tan sólo 39 años, el 30 de junio de 2003. Además de haber tenido un hermoso registro vocal, tocaba la guitarra como ninguna.

"La muerte de María Gabriela Epumer (…) fue una falla en el sistema: si había alguien que por su modo de vida no podía morir, era ella. Buscaba la luz, el día, la claridad y la serenidad; era lo anti dark. No prolongaba las noches, no frecuentaba toxicidades y sin embargo tampoco era una santa. Sus costumbres eran muy sanas, de acuerdo, pero formaban parte de su credo personal y nunca criticaba a nadie por no seguirlas. Podía divertirse como cualquiera, y sus comentarios maliciosos eran la delicia de sus compañeros. Por eso, Charly García, que siempre la adoró y sintió muchísimo su muerte, la apodó Dead Mosquit. Ella a su vez lo bautizó El Niño, por los continuos desplantes de García, pero también por la corriente del mismo nombre que desataba huracanes, tempestades y arrasaba ciudades. Era apropiado".

Las palabras del periodista Sergio Marchi, escritas en una nota publicada en Página 12 cuando se cumplieron 10 años del fallecimiento de la artista, describieron un aspecto no muy conocido por el público.

Al contrario de lo que se ve en el mundo del rock -donde todo parece ser descontrol-, Epumer llevaba una vida tranquila y era cuidadosa de su salud. Lamentablemente murió muy joven. Desde un primer momento, las causas no fueron claras. Sin embargo, la autopsia determinó que había sufrido un edema pulmonar.
María Gabriela Epumer en tiempos de Rouge junto a Claudia Sinesi, Ana Croti y Andrea Álvarez. (Foto: Andrea Álvarez)

miércoles, noviembre 08, 2017

Cómo se hizo "Clics Modernos"

En los primeros días de noviembre de 1983 se produjo el lanzamiento de una de las placas más exitosas del músico. Pocos días antes había ganado las elecciones Raúl Alfonsín y el país se preparaba para dejar atrás la oscura dictadura

Charly García en la etapa "Clics Modernos"
El segundo disco de estudio solista de Charly García tuvo la particularidad -entre otras que ya veremos- de ser lanzado al mercado en un momento histórico de la Argentina. El 30 de octubre de 1983, Raúl Alfonsín ganaba las elecciones con el 51,7 % de los votos y el país se preparaba para el retorno de la democracia cuando el 10 de diciembre el candidato de la Unión Cívica Radical (UCR) asumiría la Presidencia de la Nación.

En medio de todo ese fervor, Charly editaba en los primeros días de noviembre Clics Modernos, que, como su nombre lo indica, iba a ser un disco "moderno", dado el sonido new wave que le impregnó García.

Es imposible separar el contexto que vivía el país con este trabajo discográfico porque, sin dudas, hay una fuerte mirada hacia la realidad argentina. No es casualidad la relación de ese tono bailable del disco con la fiesta democrática celebrada en el país.

Charly posa feliz junto a Blaney

miércoles, octubre 25, 2017

66

La leyenda del rock nacional festejó su cumpleaños y se subió al escenario con varios colegas
Como es costumbre, Charly García festejó su cumpleaños arriba del escenario: en la noche del domingo, horas antes de que comience el 23 de octubre, el músico invitó a sus amigos y colegas para celebrar sus 66 años, y terminó tocando "La sal no sala" con Fito Páez y Juanse en una verdadera cumbre rockera.


lunes, octubre 02, 2017

El encuentro de Charly García con The Who

Antes del show en La Plata, el músico argentino se reunió con Pete Townshend y Roger Daltrey en los camarines y se llevó su vinilo de 'Quadrophenia' autografiado.
En el debut de The Who en Argentina, hubo un fan ilustre que aprovechó el show en el Unico de La Plata para conocer a sus ídolos de cerca: Charly García estuvo cara a cara con Pete Townshend y Roger Daltrey.

Mientras miles de seguidores querían ver por primera vez en 55 años a la banda británica en el país, Charly estuvo unos minutos con los miembros originales y les pidió que le firmen un vinilo de Quadrophenia, la ópera rock editada en 1973.

"Charly venía insistiendo en conocerlos desde que se enteró que venían", contó el productor José Palazzo a Rolling Stone. Mientras con Daltrey estuvo hablando de las consecuencias de los años de gira, la charla con Townshend se extendió durante 20 minutos. Música y filosofía fueron algunos de los temas que tocaron.

Del encuentro también participó Fabián Von Quintiero. Luego, Palazzo compartió varias fotos en su cuenta de Twitter.

Related Posts with Thumbnails
 
Google+