domingo, diciembre 20, 2009

Hablando a tu corazón

Hebe: ¿Qué importancia tienen para vos la Navidad y el Año Nuevo?
Charly: Y, tiene una importancia media rara porque yo hace tiempo que no veo a mi familia, y aprendí a pasarla solo.
H: ¿Para vos es una fiesta de familia la Navidad?
C: Cuando era chico sí. Era de familia, y eran los fuegos artificiales y era todo eso. Ahora ya no me interesa mucho.
H: ¿Pasa como un día común?
C: No, no es un día común porque espero reencontrarme un poco más con mi familia, prontamente, si no son estas Navidades, las próximas.
H: Uno se arma una familia a veces.
C: Sí, yo me armé una familia.
H: ¿Te gusta escribir novelas? ¿O sólo música?
C: Me encantaría escribir novelas, pero apenas tengo una frase que me gusta le pongo música.
H: Porque sos muy genio, harías unas cosas...
C: Podría escribir, sí que podría. En algún momento me gustaría escribir, pero no sobre mí, ficción.
H: Vos tenes muchas ideas.
C: Sí, eso no me falta.
H: Sos un tipo joven.
C: Gracias.
H: No de verdad, tenes la mitad de años que yo. Mira todo lo que te falta vivir.
C: Sí, una novela la verdad que me gustaría hacer. Mis discos son una especie de novelas.
H: Y ahora ¿estás escribiendo música?
C: No, ahora estoy concentrado en tocar, hacer presentaciones. Me costó mucho volver a hacer esto y estoy muy enfocado en eso, en los arreglos y dirigir la banda. Viajar por países.
H: ¿Te gusta viajar?
C: Me encanta. Y la composición va a surgir, como surgió que toque el piano de nuevo y cosas que pensaba que yo no podía hacer más. Y le puse garra y acá estoy.
H: Lo que pasa es que con tu inteligencia era imposible que no tocaras más y que no escribieras más. Los que te queremos sabemos que tenes ganas de vivir, vos tenes ganas de vivir.
C: Yo tengo muchas ganas de vivir.
H: ¿Cómo te gusta vivir?
C: Y, a veces me gusta la paz, La soledad. Me gusta estar de gira, eso es muy divertido.
H: ¿Para escribir tenes que estar solo?
C: Generalmente es un trabajo solitario, pero puede salir de una conversación una canción también.
H: ¿Te acordás que una vez me escribiste una canción en la tapa de un disco?
C: Sí, me acuerdo.
H: Hice un cuadro con eso y está en la Casa de las Madres. ¿Te molesta el asedio de la gente o estás acostumbrado?
C: Me acostumbré un poco y realmente es lindo recibir el cariño de la gente. A menos que se pongan muy cargosos, recibo lindos cumplidos, la gente me quiere. Entonces, yo de un gesto no me voy a quejar.
H: Esto de haber salido de nuevo ¿cómo fue para vos? ¿cómo estabas?
C: Estaba con mucha alegría y armé una banda muy buena. Y los ensayos fueron perfectos. Y buena onda los músicos y toda la gente que está alrededor mío, entonces me resultó más fácil, más fácil de lo que hubiera sido si yo lo hacía solo. Pero realmente estoy emocionado por cómo me han recibido en Perú, en Chile, acá en Vélez con la lluvia que a nadie le importó.
H: Vos sos tipo solo, aparentas ser un tipo solitario. ¿Vos te lo armas porque te gusta o la gente no se te acerca porque sos muy famoso?
C: Un poco y un poco. Yo creo que ahora estoy en una época de mi vida en que puedo dialogar más. Los últimos tiempos antes de que me internaran, realmente era muy difícil que yo escuchara, o aceptara o demostrara afecto. Entonces, todo este cambio me purificó y realmente puedo tener diálogos, conversaciones, de a poco volver a armarme un mundito. 0 sea, recordemos que hace un año estaba destruido y que ahora estoy haciendo giras, me gané un Grammy.



H: Porque ahora no soñás más solo, soñás con otros. Los sueños compartidos son los únicos que se hacen realidad.
C: En eso tenes razón, eso escribió en una carta Yoko Ono, decía que un sueño de uno solo es sólo un sueño, un sueño que soñamos juntos es realidad.
H: De eso tan triste que te pasó también saliste porque no te quedaste solo. Permitiste que te ayudaran.
C: Permití que me ayudaran. Y yo creo que también la realidad me puso, digamos, sus reglas. Y yo las usé de la mejor forma posible, porque no es todo como lo dicen los doctores.
H: ¿No? Pero los doctores te curaron...
C: No, me curé yo. Es la única opción. Te ayudan, pero curarme me curé yo solo.
H: Yo muchas veces quise ir a verte, pero era medio complicado.
C: ¿Ahí en Lujan? Sí, Palito se portó muy bien conmigo. En la quinta ahí, con el estudio de grabación.
H: La verdad, increíble.
C: Sí, sí, somos como hermanos ahora. Fue una recuperación muy buena, también por Palito y los que me ayudaron a que fuera ahí, a que no fuera en otro lugar. En otro lugar hubiera sido desastroso.
H: Hay lugares muy desastrosos, son como cárceles.
C: Sí, y había una posibilidad de que yo fuera a alguno de esos lugares. Por suerte se arregló para que pudiera ir a lo de Palito.
H: ¿Quién tuvo la idea?
C: Palito, él se ofreció.
H: Y vos, ¿qué pensaste cuando él te dijo?
C: Vi que la gente que hace buenas cosas a veces tiene una recompensa, o aparece algo que parecería de la suerte, de la nada y te ayuda justo en el momento que lo necesitas. Y yo creo que esa persona fue Palito. De alguna manera yo me merecía eso, que alguien que pudiera hacerlo lo hiciera. Y él me brindó toda su hospitalidad, su casa, hablamos mucho, nos quedamos muy hermanos.
H: Y también aprendiste a comer, porque veo que estás mejor.
C: Sí, antes no comía. Los asados de Palito son legendarios.
H: ¿Cuáles son tus proyectos ahora?
C: Ahora nos vamos a Ecuador, a Colombia, después vamos para Rosario, después hacemos Punta del Este, después hacemos Mar del Plata, quizás vaya a hacer un homenaje a Mercedes Sosa en España. Y lo que quiero es mantener un ritmo de trabajo que esté a la altura de mis condiciones. Estuve mucho tiempo parado, ahora disfruto mucho cuando toco, y puedo recibir el cariño de la gente con mucha más alegría. Es un placer, ahora canto con mucho más sentimiento. Reviso mi obra y veo las letras que hice y las canciones que hice y toco las que más me identifican, y algunas nuevas.
H: Y para tu vida personal ¿qué querés? ¿Te gusta estar en pareja o te gusta estar solo?
C: Me gusta estar en pareja.
H: ¿Cama afuera o cama adentro?
C: Por ahora estoy en una situación así. Vamos a ver qué pasa.
H: ¿Te gusta veranear? ¿Pensás en eso?
C: Sí, pienso en eso. Pero pienso más en desde dónde estoy, empezar a crear, eso es lo que me ilusiona.
H: Todos estamos esperando todo lo que vos hagas.
C: Sí, yo también.
H: Tenes un don, vos lo sabes. Por algo cuando tenías tres años tocabas el piano. Tal vez esperamos mucho de vos, ¿no?
C: Quizás sí, pero espero no defraudar.
H: Y si no, mira lo de Vélez. La gente se quedó por amor, por saber cómo estabas.
C: Eso me llegó, y me impulsa a ir por más. De lo que más tengo ganas es de estar de gira. Ir a otros países, ver otras culturas, eso me abre mucho la cabeza. A veces quedándose acá uno se queda en un círculo muy chico, y es bueno de vez en cuando ver el mundo, no por televisión, caminándolo. Yo noté en esos poquitos viajes que hice a Perú y a Chile, los noté con una energía muy positiva, más que la energía que hay acá. Me pareció que había una cierta euforia en el ambiente, no sé por qué. Es bueno predicar para el converso, pero también es bueno predicar para el que no sabe.
H: Ese da más trabajo.
C: Eso da más trabajo, por eso estoy almorzando tanto.
H: Vos siempre fuiste un tipo muy comprometido. ¿Te sentís todavía rebelde?
C: Sigo en la rebeldía, una rebeldía más focalizada. No sé bien lo que me gusta pero sé lo que no me gusta. Por ahí no rompo guitarras ni esas cosas, pero igual las canciones son rebeldes, igual mi canto es rebelde.



H: Romper guitarras es como de chico mal criado, más que rebelde.
C: Es un poco así, también, pero ya lo hice mucho, ya basta.
H: Yo tengo una que vos me regalaste, está en la vitrina de las Madres. Todo el mundo dice "ah, la guitarra de Charly". Hasta una guitarra tuya hace que la gente suspire. Es bueno que no rompas más guitarras, porque hay muchos pibes que no se pueden comprar una guitarra. Es una rebeldía más madura, ¿podrías vivir sin rebeldía?
C: Y no, sería la muerte, ¿no? Rebelde con causa.
H: Hay causas en este país para ser rebelde.
C: Hay muchas.
H: Decime una cosa, Charly, ¿vos para comprarte la ropa vas personalmente o tiene que ir otra persona?
C: Hasta hace poco iba yo y compraba lo que quería. Ahora me visten, me dan la ropa, y me gusta eso, me dan linda ropa, y no tengo que pasar por la molestia de ir, probarme, que el autógrafo. Los shoppings no me gustan.
H: ¿Vos te permitís decirle a la gente que la querés? Me parece que sos medio para adentro, ¿no?
C: Soy pa'dentro, pero me estoy permitiendo más. Estoy siendo menos crítico y más compasivo. Y eso me ayuda a sentir que estoy en el mundo mejor plantado.
H: Hay muchos amores en el cuerpo de uno, amor a los hijos, a los padres, al amigo, al hermano, al compañero. Son todos amores que uno tiene adentro.
C: Sí, y es bueno canalizarlos. Yo no puedo decirle a todo el mundo que me quiere, que lo quiero, porque estaría todo el día ocupado. (Risas)
H: ¡Qué bueno! Mira lo que estás diciendo, que todo el mundo te quiere.
C: Casi todo el mundo. Esta invención que hice yo de mí sirvió de ejemplo para varias cosas. Algunos músicos me dijeron, "nosotros todavía seguimos tarados, y vos hiciste chack".
H: ¿Tocaste fondo?
C: Yo, sí.
H: ¿Te costó mucho pensar que querías vivir?
C: No, yo no me quería morir.
H: Pero lo que hacías casi era matarte.
C: Sí, pero era inconsciente. Nunca me quise morir. Algún día uno dice "ay, me quiero morir", pero no. Luché contra todo lo que estaba mal, contra algunas clínicas que estaban mal también. No la pasé muy bien, pero tuve resistencia y no perdí el norte. Y ahora es otra cosa.
H: ¿Qué pensás de la despenalización de la droga?
C: A mí me parece que está bien porque no es una cosa tan... Lo que tiene de malo es el submundo que tiene y el narcotráfico y todos los señores, los carteles y todo eso. Pero si se despenalizara, no sé qué pasaría. Vendrían los doctores y fumarían.
H: Ahora está despenalízado, digamos, para el consumo personal.
C: Pero está penalizada.
H: Para el que vende, pero no para el que consume. El que lleva un poco de marihuana no va preso, lo llevan a un hospital, a hacer un tratamiento. Eso es lo que dicen.
C: Y a mí me llevaron por eso, así que.
H: ¿Qué les dirías a los chicos que consumen droga?
C: Que cada uno haga su propia vida y haga sus propias experiencias. Y que el futuro es limpio. Cuando uno llega a cierta edad, y ya hizo todo, el futuro es limpio, hay una gratificación sin. Yo no me opongo a la droga en sí, sino a todo lo que circunda la droga, eso es lo que me molesta.
H: Además no es sólo la marihuana o la cocaína, ahora le ponen medicamentos a las bebidas alcohólicas, le ponen somníferos, lo que se usa para los nervios, todo un pastillaje que le meten a las bebidas y se caen muertos. También hay muchas maneras de perderse. Parece que no encuentran otra distracción, y es preocupante que los pibes tengan que salir por ahí, cuando hay tantas cosas lindas para hacer en la vida. ¿Vos crees que la juventud está muy abandonada?
C: Por suerte la juventud que me sigue es una juventud linda y no abandonada. Pero si estuviera en tu lugar y fuera a Las villas y eso, vería otras cosas.
H: Esa juventud cuando empieza a trabajar empieza a dejar la droga, el consumo de paco en los lugares donde las Madres vamos dándole trabajo a toda la familia va bajando. Porque la vida se transforma en otra cosa. ¿Viste lo que pasó en el recital de Viejas Locas?
C: Esas cosas pasaban antes, parece el pasado.
H: Pero vuelven a pasar porque la policía es la misma, no cambió. Para la policía el joven que se divierte es como el enemigo. Como ellos no saben divertirse le tienen bronca a la juventud. Nosotras cuando hacemos recitales no queremos ni un policía. Y nunca pasa nada, porque es la policía la que provoca. Las Madres queremos organizar un recital para el año que viene. Porque a los chicos les hace falta ver a sus ídolos, y la música nos iguala. ¿Vos no enseñas?
C: No tengo paciencia para enseñarle a uno por uno. Pero he enseñado algunas cosas, algunas cosas que he hecho, han quedado y han echado raíces. He hecho escuela. Esa es mi forma de enseñar. Yo tengo título y todo, podría enseñar, pero nunca tuve ni un alumno.
H: Porque no abriste una academia.
C: Claro, aparecieron Los Beatles y me di cuenta de que había otra música además de la música clásica.
H: ¿Qué música te gustaba?
C: A mí me gustaba lo que yo tocaba, Chopin, Beethoven, Mozart. Hacía conciertos desde los cuatro años hasta los doce. Pero el problema con la música clásica es que no se puede componer, ya está compuesta. Entonces yo tenía el bichito de componer y al ver a Los Beatles dije "esto es". Se puede ser joven, se puede componer, se puede tocar tu instrumento, hacer tus canciones. Antes la juventud era... Los chicos se ponían los pantalones cortos, eran como grandes chicos.
H: Se crecía de a poco
C: Muy de a poco. Y yo formé parte de esa revolución, de los 60, de los 70. Por eso a veces no puedo opinar sobre algunas cosas porque yo ya las viví. Viví cosas maravillosas y cosas feas.
H: ¿Qué es lo más maravilloso que te pasó en tu vida?
C: Cantar en el Carnegie Hall con Mercedes. Eso fue inolvidable. Cuando nació mi hijo también fue maravilloso. Cuando salió mi disco y la gente lo compraba.
H: ¿Qué pasa ahora con los discos que la gente se los afana de internet?
C: No salen más discos. Yo hice uno y lo pusieron en internet directamente. Ya no se sabe cómo se va a publicar la música en el futuro. Va a ser más democrático, la gente va a empezar a hacer música. El concepto de artista va a cambiar, a lo mejor para mí es horrible, pero quizás la gente termine en sillones con sensores y el grupo toca lo que la gente quiere. Porque si ya se pueden agarrar las pistas por separado de las canciones, y en la casa de uno mezclarlo como uno quiere, le quita al creador la visión que tuvo para hacer esas cosas. Yo muy amigo de la electrónica no soy.
H: A mí cuando la electrónica falla me encanta porque se ve que siempre el hombre es más poderoso. Es infame como le come la cabeza a la gente, todo está hecho, todo viene embolsado, masticado.
C: Ya no hay más vinilo. Eso me gustaba a mí.


Transformación

Cerrando las cortinas
escondemos el dolor
cambiando las cabinas
escondemos la ilusión
y cada vez que el canillita trae
noticias del final
parece asegurar
que solo por amor
nadie vende diarios.

Y cada vez que pedimos perdón
teniendo la razón
tratando de acertar
nos hacemos daño.

Hay veces en que me siento encerrado
la jaula no es tan sólo esta pared.
No digas que estoy mal
yo la estoy pasando bien
no sé porqué no sé por qué.

No insistan en ponerle cerraduras
soy libre y no pienso desistir
cuando quiero salir no me importa
morir... no tengo fin
no tengo fin.

Cada vez que trates de matar
quizás estés matando a quien te trata bien
Cada vez que quieres disfrazar
todos esos disfraces abrirán tu piel
y cuando estés cansado de sangrar.

Hebe quiero cantar este tema solo con vos como demostración de mi amor por vos. Tu aliado y compañero, Charly.

Fuente: Revista Sueños Compartidos, Madres de Plaza de Mayo

4 comentarios :

DIOS dijo...

Permitanmé recomendarles que compren la revista en cuanto la vean, por la calidad de la edición (aprendé Rolling!!! no es papel de diario como vos!) y además por el precio, tan solo $3

Rodolfo el Reno dijo...

me sumo a la recomendación de Dios
aprovechen y pídansela a Papá Noel!!

Flavio Pigazzi dijo...

Muy buena entrevista. Es un dialogo entre dos personas que se aprecian, que conversan de la vida, que comparten sentimientos y experiencias.

En realidad, no es una entrevista, y eso es lo bueno.

ArTe Es ViDa dijo...

Mi Gran Maestro..Unico e Irrepetible!!Que alegria me dio al verte brillar en el escenario aquella noche..el 23 de octubre del 2009..fue una gran fiesta Tu fiesta Maestro!!Te amo!
pd: Yo tengo que ser tu novia! Espero que mecha te cuide bien!
ArTe Es ViDa..
www.ArTeSeReNeVoLuCiOn.blogspot.com

Related Posts with Thumbnails
 
Google+