domingo, septiembre 13, 2009

Expediente Charly

Cuando faltan pocas semanas para su presentación en Chile, una entrada clandestina al Teatro Roxy da las claves de la operación regreso. Acá, una crónica desde las sombras que ilumina la relación del bigote con sus músicos chilenos, el repertorio del retorno y los nuevos tiempos del mito.

Sentados en la cuneta esperando el milagro. Dicen que Charly se ha recuperado, que prepara conciertos que lo devolverán al Olimpo, que sus dedos están rápidos y que la máquina de hacer pájaros ha vuelto a funcionar. Pero con Charly, tanta redención y tributo -de esos mismos que lo llevaron a las camisas de fuerza- hacen dudar.

Por eso fuimos a su encuentro. "NO HAY POSIBILIDAD DE ENTREVISTA", dicen sus productores y su entorno cercano es un colador. Explican que no lo quieren exponer por la depresión, por la insoportable profundidad del ser, por las drogas, porque la recuperación ha sido lenta, porque Charly es víctima de un mal extraño.

Hace frío en Buenos Aires. En el barrio Colegiales, en calle Federico Lacroze, justo antes de llegar a Álvarez Thomas, un teatro histórico ve pasar un desfile de orientales que no imaginan que una de las leyendas del rock en español está a punto de pisar la misma vereda. El sol no alcanza a calentar los adoquines y un guardia con cara de pocos amigos huele nuestras ganas de colarnos. Entrar al viejo Teatro Roxy donde se cocina el regreso del músico, es un acertijo. Pero las pistas llegan por el lado de los chilenos que hoy forman parte de su banda. Kiuge Hayashida en guitarra, Toño Silva Peña en batería y Carlos González en bajo, trataron de interceder para el encuentro. Pero el gorila de la entrada y su mandíbula de acero pueden arruinarlo todo.

DEL DEPARTAMENTO AL ROXY

El jueves pasado era la única oportunidad de verle el bigote a Charly. A las tres de la tarde hubo que hacer guardia en el departamento de Palermo que los chilenos ocupan hace tres semanas. "No te podemos prometer nada, no podemos pasar a llevar a nadie…", dice Kiuge, mientras Carlos González termina una ducha. Toño ya había salido. A las quince siete entramos al departamento que estaba algo desordenado, la derrota de Chile el día anterior contra Brasil no impidió unas largas conversaciones de amigos que terminaron de madrugada.

Hay que correr. El telón está por subir. Los chilenos dicen que Charly no es el de antes, que llega puntual, que no hay que atrasarse. En la calle los taxistas desconfían de las vestimentas e instrumentos al hombro y no se detienen. El tiempo juega en contra. Un par de años atrás los ensayos eran más dispersos, con un García omnipotente, que podía cambiar de idea en cualquier momento y el que no le hacía caso podía ganarse algo más que un desprecio. Cuentan que por eso le gustaron los chilenos, porque como los gatos nunca caen de espaldas en los desafíos musicales. Llegó la hora y si García está adentro habrá problemas. Kiuge demora en un locutorio. Compra un muñeco de cerámica del tamaño de un encendedor con la figura de Charly. Quiere hacerle un regalo, pero no está seguro, no sabe si García lo tomará de buena forma. No le teme, lo respeta y lo quiere. Pero no quiere molestarlo con una broma que quizás le cae mal.

15:50. En la puerta del Roxy, la incertidumbre. Los músicos entran, los guardias nos detienen. Una van se acerca y para en seco frente al teatro, justo al lado de un carretón lleno de basura. Se baja Carlos Alberto García Lange, Charly. Camina algo desparramado. Saluda a un muchacho que lo espera en la vereda, después sabremos que es un sonidista que quiere (luego de algunas peleas) volver a trabajar con él. Hoy todos quieren estar con Charly.

El músico besa amablemente a un portero, nos mira a los ojos y esquiva una foto que lo deja fuera de encuadre. No quiere prensa, lo sabemos, estamos advertidos y el clic perdido de la entrada puede arruinar todo.

Luego de media hora, el guitarrista sale con buenas nuevas. Hay una posibilidad de entrar, pero no se puede decir ni pío. Charly, que viste cinturón de cuero café, unos pitillos celestes, zapatillas Adidas de cuero blancas con tres tiras plateadas, y una chaqueta corta, dice que vio a alguien sacarle una foto afuera, e insiste en que, ojo, no quiere prensa. Mira de reojo desde la tarima. Un guardia nos quita la cámara, dice que es sólo rutina.

El acento no le da seguridad de que seamos parte de los técnicos que montaron el escenario y el sonido desde las siete de la mañana del mismo día. Y claro, siempre hay tipos que por estar rodeados de una estrella, creen que tienen algo de poder. Sentados en la oscuridad, nadie debería notar una presencia ajena, menos una mirada periodística. Un leve forcejeo casi amable por recuperar la cámara, pero es mejor obedecer. Siempre habrá celulares.

FANKY

27 minutos estuvo Charly García sin mover una pestaña. Sentado al piano, el ruido del lugar lo provocan los abrazos entre los músicos y las bromas a la vestimenta de la corista Hilda Lizarazu. Charly no se mueve. Fuma. Vuelve a fumar. De pronto dice: "Bueno, vamos".

Un arreglo para "El amor espera" da la partida a un repertorio que los argentinos verán en dos fechas en el estadio de Vélez que están casi agotadas. Repiten varias veces. El tipo que se recuperó en la casa de Luján de Palito Ortega luego de estar rehabilitándose en las clínicas de Dharma y Avril no habla, tiene la mirada ausente, no toca, duda. Sus ojos se pierden en una taza blanca con rayas cafés.

Extrañamente tampoco dirige, papel que cumple en principio Fabián "El Zorro" Quintiero. Pero no le vale acostumbrarse, Charly va calentando, el animal pronto reconocerá su territorio. Un muchacho escribe en una moleskine. Enciende un porro de marihuana. Una mirada algo inquisidora lo detiene. No se debe tentar a Charly. Además, la jornada que cuenta con 23 personas, 2 groopies, 7 músicos (incluido Charly), 1 manager, 1 luces y escena, 7 técnicos, 3 guardias y dos infiltrados, también tiene un corte familiar. Dos niños corren por el teatro vistiendo poleras de "Say no more" con su nombre en la espalda y le gritan. El autor de "Parte de la religión" les sonríe. A lo Charly, pero les sonríe.

No es casualidad que comience con esa canción que reza versos como /Somos como peces que están fuera del mar/fuimos tantas veces hacia el mismo lugar/Todo el mundo quiere/ todo el mundo quiere olvidar.

Y tras el exorcismo del hombre que luego del quiebre vuelve a amar, llega "El rap del exilio" que corea en una filosofía discotequera: "/Yo tenía tres libros, y una foto del Che/ ahora tengo mil años y muy poco que hacer. /Vamo’ a baila/". Es funk en su máxima expresión y la banda parece que va a explotar.

ZAPATOS DE GOMA

"No soy un extraño" y García cruza sus piernas sobre una silla con una pose inconfundible. Un par de lágrimas saca con una versión de "No te animas a despegar" de Piano Bar (1984) y a Chipi Chipi le cambia el género con eso de "la hija del dolor" por "el hijo del dolor". Llegara "Fanky", la entrañable "Adela en el carrusel", "Buscando un símbolo de paz", "Hablando a tu corazón". Sus ojos dejaron de fijarse en la taza, ahora se mueve como un robot, juega a que va a botar el piano, patea una lata, ríe y extrañamente, en un acto poco acostumbrado, plantea las ideas a sus músicos, pide opiniones y debate. Luego cambia secuencias, "para que se escuche esa armonía". "Por qué no lo haces en stacato", dice. Está lúcido en su jungla.

En "Demoliendo hoteles" "Zorrito" baila, mueve el trasero y simula una práctica de boxeo como para llamar la atención. Es como ese Fito de los ’80 al que le gustaba saltar al lado de García para destacar algo más que la banda, que también tenía a GIT y Fabi Cantilo entre sus filas. Algo de sincretismo con los anteriores hay en esta nueva formación que completa también en guitarra "El Negro" García López. Pero "Zorrito", por más que se mueva, ya perdió el control hace un rato. El jefe es el señor García.

Cuando lleva dos horas 40 de ensayo y los acordes de "Rezo por vos" retumbaban en el Roxy, el músico detiene todo para decirle a su guitarrista: "¡Negro, yo también quiero". Entonces Charly echa humo. Fuma marihuana. Nadie le dice nada. Ojo, tampoco se desbanda, sólo fuma marihuana. Luego corta "Inconsciente colectivo", no la quiere cantar. Omite "Los dinosaurios", nada de Sui Generis, pero sí llega "Me siento mucho mejor", "Influencia", "Vicio".

Cuando suenan los acordes de "Yendo de la cama a living" achina los ojos. Divisa algo que lo hace detener a la banda. Baja corriendo a ver a una chica que reconoció entre los focos mientras muy equipados, unos técnicos mueven las manos simulando los set de luces que preparan. Charly está feliz con la visita, la abraza y se ve contento. Los músicos juegan un rato tocando la melodía de la Pantera Rosa. Charly sube, enciende lo que le queda del pito y anuncia que repetirán por última vez "Deberías saber por qué".

Luego baila, mueve los brazos, apunta al cielo. Con tres horas y veintitrés minutos el cuento termina. Es cierto, está un poco más lento, tiene una panza abultada, aunque sus piernas están igual de largas y delgadas que siempre. Pero García está entusiasta, aplaude a los suyos y vuelve a sonreír. Charly no es un extraño o quizás es tan extraño como siempre. La hija de la lágrima ha vuelto, no teme al escenario y en Chile habrá que prepararse. LCD

La Nación Por Sergio Benavides T., desde Buenos Aires

Domingo 13 de septiembre de 2009 | | LND Cultura

20 comentarios :

NatySayNoMore dijo...

Por el momento solo hay una fecha de velez prevista, no 2 como dice esta nota

Anónimo dijo...

Me llama poderosamente la atención la parte de "Fuma marihuana"...

Anónimo dijo...

Cuando lleva dos horas 40 de ensayo y los acordes de "Rezo por vos" retumbaban en el Roxy, el músico detiene todo para decirle a su guitarrista: "¡Negro, yo también quiero". Entonces Charly echa humo. Fuma marihuana. Nadie le dice nada. Ojo, tampoco se desbanda, sólo fuma marihuana.

O sea, que, se drogó... Yo creo que los que estan con el, le tendrian que prohibir la droga, despues de todo lo que pasó... Sino, va a pasar lo mismo que pasó con las rehabilitaciones pasadas (OJO, A MI NO ME MOLESTA EN ABSOLUTO QUE SE DROGUE, LO VOY A SEGUIR QUERIENDO IGUAL QUE SIEMPRE, SOLO QUE QUIERO QUE ESTE BIEN, DESPUES DE LA LARGA REHABILITACION Y DESPUES DE TODO LO MALO QUE PASÓ, LO QUE MENOS LE CONVIENE SERIA FUMARSE UN PORRO)...

Anónimo dijo...

Que alguien salga a desmentir esta noticia que a todas luces parece mentira...

Anónimo dijo...

LOCO NO PUEDE SER VERDAD? LO DEL PORRO NO PUEDE SER!!! ?

Anónimo dijo...

Espero que no sea cierto, porque no me parece bien que en el entorno y en especial los músicos, alguno esté fumando delante de él un porro.

Sí, es un porro, nada más, pero en la situación de Charly eso puede desencadenar cosas...

Si es verdad, un CERO para el Negro López.

Hugo

rogerfloyd dijo...

para mi es mentira, esa ''noticia'' tiene muchas contradicciones...

Anónimo dijo...

Por suerte en el facebook fernando puso que era mentira.
Vamos Charly! Fuerza
Esos son los carceleros de siempre...

DIOS dijo...

Fernando Szerezevsky: "Tranquilos chicos...esa nota es solo una fabula de un chico que quiere figurar, es ficcion, jamas estuvo en el ensayo y todo lo que cuenta es parte de su imaginacion.... la unica verdad es la realidad, escuchen las reflexiones de charly en el audio de la nota de peru, y esta semana veran varios reportajes de charly contando que por suerte la droga nunca mas."

Anónimo dijo...

En los comentarios digitales del diario chileno agregan:

"Nota de la Redacción: Agradecemos las palabras de nuestros lectores por el reportaje de Charly. Las buenas y las malas recepciones de la historia, por cierto. Lo que sí no podemos dejar pasar, es la afirmación de que nunca estuvimos en el Roxy. En mi calidad de editor de la sección de cultura y editor de este artículo puedo asegurar que estuvimos en el teatro escuchando a Charly y en la versión impresa del artículo se pueden ver dos imágenes tomadas con celular que testimonian nuestra presencia. En los próximos minutos esas fotos también estarán en la web.
Rodrigo Quiroz Castro
Editor de cultura "

Y yo agrego:

Aún siendo yo consumidor ocasional, me parece que publicar en un medio de comunicación información falsa, haciendola pasar por verdadera (aunque en los comentarios alguien aclare algo) es un hecho casi delictivo. Me parece de una falta de códigos, de profesionalidad y de seriedad avergonzante, y no creo que existan motivos para inventar algo así. Al parecer, nunca entendieron a Charly cuando decía Say No More!!

Anónimo dijo...

CHE ALGUIEN PUEDE AGEGAR DATA POSTA SI LO QUE DICEN ESTOS MOGOS ES SIERTO? ESA NOTA DEL ORTO ME MATÓ. SI SE ESTA FALOPEANDO DE NUEVO NO PUEDE QUEDAR CALLADO EN ESTA NOTA, ES SERIO EL TEMA... CHE!!!

rogerfloyd dijo...

Para mi es mentira, hay muchas contradicciones, dejo algunos ejemplos...

1)No quiere prensa, lo sabemos, estamos advertidos y el clic perdido de la entrada puede arruinar todo... que raro que no quiera prensa, o sea, puede que sea verdad, pero entonces... ¿Cómo puede ser que los peruanos lo hayan entrevistado, hayan grabado parte del ensayo? lo mismo con lo de Telefé...

2)...Un muchacho escribe en una moleskine. Enciende un porro de marihuana. Una mirada algo inquisidora lo detiene. No se debe tentar a Charly...
...Cuando lleva dos horas 40 de ensayo y los acordes de "Rezo por vos" retumbaban en el Roxy, el músico detiene todo para decirle a su guitarrista: "¡Negro, yo también quiero". Entonces Charly echa humo. Fuma marihuana. Nadie le dice nada. Ojo, tampoco se desbanda, sólo fuma marihuana...

Acá esta la otra, ¿Cómo puede ser que a la primera persona que, dice que enciende un porro y alguien lo mira e inmediatamente lo apaga? y a la segunda persona (El negro López) cuando prende el porro nadie le dice nada, y es mas Charly fuma tambien el porro y nadie le dice nada acerca de lo que esta haciendo...

3)Si Fernando Szerezevsky dijo eso, es de mas confianza que los ''periodistas'' chilenos...

4)No creo que Charly sea tan pelotudo como para fumar marihuana despues de todo lo que paso...

Saludos y Say No More

Anónimo dijo...

bahh esta nota me cago el dia, y toda la alegria que tenia con la nueva vida del KIA. Publiquen todo lo que dijo el manager, es un tema importante como para decir tres palabras al respecto.
La verdad si es verdad, siento defraudado, triste, estafado, etcetc no se la palabra...

David dijo...

Independientemente de la veracidad del peculiar acontecimiento...
Asumir la posicion de policias y guardianes antidroga para con Charly, no es un acto de mucha inteligencia, Charly ahora, necesita y quiere estar rodeado de personas sinceras, que no se afanen en falsas mascaras delante de el, si el Negro lopez se queria fumar un porro, que bien que lo hizo frente a Charly, haberselo ocultado, seria hipocrita y castrante, como quien oculta a un ninno cosas que los adultos creen que no deberia saber...
Ademas porque tanto lio por unas caladitas verdes? charly fuma 10 cigarrillos al dia, y nadie dice... es adicto a la nicotina! se droga! que decepcion...
Tambien anuncio hace algunos meses que iba a volver a tomar vino y todo el mundo asumio esto con normalidad, acaso el alcohol no desestabiliza mucho mas las funciones motrices y mentales que la marihuana, estoy completamente seguro que el vino a quien nadie alega nada, esta mas cercano a arruinar un concierto que unas caladitas, es bueno ademas que charly reconozca que sustancias pueden volver con determinada regularidad a su vida y que otras no... (fua... sniff sniff).
Desearia recordar una frase de Jim Morrison en los annos 60...
"COMO NOS MINTIERON DE LA MARIHUANA. LO DE LA HEROINA NADIE LO CREYO..."
vigente aun, declara que el amarillismo y la escandalizacion son lo que mas acerca la marihuana a las drogas duras...
CHarly sabe lo que hace, y cuando no lo sabe es cuando su genialidad se ilumina con mayor brillantez, el descontrool es una fuente innagotable de juventud.

Si charly toma un red bull, nadie va a decir: se drogo! consumia taurina! estamos perdidos...

DESPUES DE TODO LO QUE PASO...
solo charly vivio lo que vivio, nadie mas. Por eso es absurdo que crean que ahora despues de tantos annos va a empezar a vivir como ellos quieren que viva, estoy seguro y me alegra que asi no sera.
Ya advirtio el que nos iba a tapar la boca con musica...
que asi sea.

Poe escribio lo que escribio siempre borracho, no por eso sus escritos no son geniales.

BENDITOS EXCESOS

Anónimo dijo...

David dijo... SOS UN PELOTUDO MACHO, EL TEMA ES QUE NO LE DA EL CUERO PARA NADA, UN PORRO NO ES NADA, PERO PARA EL PUEDE LLEVARLO A TODO LO DEMAS QUE SERIA LA PERDISION, NO TE DAS CUENTA QUE ES UN MILAGRO QUE ESTE VIVO, PEDAZO DE EGOISTA!!! LO UNICO QUE QUERES ES MUSICA DE EL, YO QUIERO VERLO VIVO ESTUPIDO!!!

GERARDO

Luis dijo...

Lo que no dice David, es que Poe murió a los 40 años, y si hubiera seguído vivo habría escrito otras tantas cosas grossas, pero claro, según esa forma de pensar, si no tomaba, no iba a poder escribir ni un graffiti en el baño.

Ni Poe, ni Garcia, precisaban tomar nada para ser lo que son. Son lo que son, a pesar de todo eso y sus propios quilombos.

Gracias a Dios ahora Charly puede tocar y ensayar a full con su banda, ¿podía hacer lo mismo hace un año y medio?.

saludos

Anónimo dijo...

Cito:

"Gracias a Dios ahora Charly puede tocar y ensayar a full con su banda, ¿podía hacer lo mismo hace un año y medio?."

Claro que lo hacía ¿no se dieron cuenta? Ya se: a veces hacía quilombos en los conciertos y no los terminaba, pero también hacía mucho arte, y del bueno.Me parece injusto (y lamento) todos los que no reconocieron (y se perdieron!) el genio de Charly durante los últimos años por el prejuicio de que estaba "drogado". Lo que importaba e importa es la música. Y el siempre llevó su música para adelante, evolucionando, buscando, descubriendo, inventando, y no quedándose estancado, ante esa compulsión existente de que el artista haga "una que sepamos todos", "sonando bonito", y sin arriesgar ni innovar...
Hay que darse cuenta que "sonar bonito" es subjetivo: lo que a vos te suena bonito, quizá para mi no lo es, y viceversa.

Charly es Charly (no es Luis Miguel, Arjona, Alejandro Sanz ni Lerner-¡por suerte!) y su disco "Say No More", del 96, aún hoy suena adelantado. Pero claro, eso muchos no lo entendieron, o hicieron fuerza para no entender.

Si los Beatles hubieran seguido haciendo lo que sus fans querían que hicieran, nunca hubieran compuesto Rubber Soul, ni Revolver, ni S.Pepper.

y, con respecto a lo de Poe: la vida dura lo que dura, no lo que quisiéramos que durara, y está bien que así sea. La cuestión es hacer que esos 40, 27 o 102 años valgan la pena.

Y eso, Charly lo ha hecho, lo hace, y lo seguirá haciendo de sobra: llenar su vida (y la de muchos otros) con cosas que valen la pena.

Anónimo dijo...

Anónimo dijo...

Cito:...

SOS UN POBRE PIBE QUE NO ENTIENDE NADA DE NADA... PERO MUY POBRE.


GERARDO

Alguien dijo...

Coincido con todo lo que dijo David hasta la mitad (masomenos la parte del descontrol).
Tal vez sea una mentira, o una verdad exagerada...

Ese era mi comentario que por alguna razón nunca apareció, jeje, así que de pesado lo vuelvo a poner.
No se peleen entre ustedes. No hay que obligar a Charly a drogarse o no drogarse, déjenlo ser.

Anónimo dijo...

"SOS UN POBRE PIBE QUE NO ENTIENDE NADA DE NADA... PERO MUY POBRE"

¿?

¿vos sos Dios?

SNM

Related Posts with Thumbnails
 
Google+